¡Hola, Appleros! Como muchos ya habréis visto, ayer publicamos en nuestro canal de YouTube el tan esperado unboxing del modelo más reciente del smartphone de Apple, el iPhone 8 Plus. “Una nueva generación de iPhone” es como denomina la marca californiana a este nuevo dispositivo, que me deja unas experiencias sorprendentes en mis primeras 24 horas con él. Vamos allá!

Sacarlo de la caja ya es una experiencia

Desde siempre he repetido que Apple vende gadgets, pero también una experiencia junto a ellos. Uno de esos puntos a favor de la compañía es el packaging, o el embalaje del dispositivo: una caja sencilla, con los accesorios perfectamente colocados y con un smartphone que nos espera impacientes. No faltan las clásicas pegatinas de la manzana que podemos pegar donde más nos guste.

Un detalle que no me gustó mucho en cuanto a los accesorios de la caja fue el encontrarme el adaptador tradicional de 5V que no proporciona carga rápida al dispositivo, a pesar de que este si es compatible con ella (solamente he cargado el iPhone 8 Plus una vez, y las más de dos horas que tarda en cargar es desesperante). Otra cosa es que, teniendo en cuenta el precio del dispositivo, hubiese sido un detalle que incluyesen los AirPods directamente en vez de los auriculares con cable y conexión Lightning.

La caja y todos los accesorios, además de las características clave del nuevo iPhone 8 Plus, las tenéis en el unboxing de nuestro canal:

Configurarlo no puede ser más sencillo

Pulsas el botón derecho del dispositivo y aparece el mensaje típico: “Hello”; y unos segundos después las letras que dicen “Hola”. Para configurarlo puedes hacerlo de forma muy sencilla pasando toda tu información personal desde otro teléfono con iOS, para lo que solo tienes que acercar los dispositivos, o con un Android a través de la App “Move to iOS” que mueve todos los datos de forma inalámbrica y automática.

En mi caso decidí empezar a utilizar el dispositivo de cero, sin pasar nada de información. El proceso fue de los más sencillo: seleccionar una red WiFi, iniciar sesión en un ID de Apple (yo ya tenía el mío y fue pan comido hacer que mi MacBook se presentase con el iPhone 8 Plus), registrar la primera huella de Touch ID (el sistema biométrico para el reconocimiento de la huella dactilar de Apple) y, si quieres, agregar tu tarjeta de crédito a Apple Pay para poder pagar con tu smartphone. Y ya estamos, sin más complicaciones, en la pantalla de inicio de iOS.

Instalando mis apps favoritas en el iPhone 8 Plus

Antes de empezar a utilizar el iPhone 8 Plus tenía claro que quería hacer limpieza de apps. Instale lo más básico como WhatsApp, Telegram, Twitter o Instagram; y Spotify junto a Netflix para el consumo de multimedia, vitales en mi día a día.

Todo era excelente hasta que llegué al inicio de sesión en WhatsApp: ya que no es una plataforma que almacene los mensajes en la “nube”, dándonos solo la posibilidad de hacer una copia de seguridad en una plataforma de almacenamiento: iCloud en iOS y Google Drive en Android; por lo que no son compatibles entre sí y perdí todos los chats que ya tenía en mi Moto X4.

Después del pequeño chasco de la configuración de WhatsApp, me quedé embobado viendo cómo ha quedado la App Store en iOS desde la ultima vez que la visite: muy bien organizada, sencilla, con recomendaciones diarias y bastante más atractiva, además de aceptar la autorización para la compra e instalación de las apps utilizando Touch ID.

Me sorprendió ver que para instalar cada una de las aplicaciones es necesario poner el dedo en el sensor de huellas, así puedo evitar que mis primos pequeños me instalen juegos tontos en el móvil que luego no hacen más que ocupar espacio e incordiar.

De entre lo que más me gusta de ella es el panel “Hoy”, donde cada día publican una App y un Juego a las que denominan las “Apps del Día”; me instale Rings, la de ayer, y la verdad es que me parece una forma muy interesante de conocer juegos nuevos o populares, además de mejores herramienta de productividad.

Los accesorios conectados en un segundito

Ademas del iPhone 8 Plus, los amigos de Apple hicieron bien en prestarme un Apple Watch Series 3 (del que tendréis el unboxing muy muy pronto) y unos AirPods para completar la experiencia con este nuevo terminal. Una vez tuve listas mis apps en el terminal, llegó el momento de enlazar los accesorios, y de nuevo, la experiencia es de lo más sencilla.

Para configurar el Watch o los AirPods solamente tenemos que acercarlos al iPhone, ya que a través de los chip de conectividad W2 y W1, respectivamente, (ambos desarrollados por Apple) el enlace se realiza de forma instantánea. A partir de ahí unos simples toques sobre la pantalla de smartphone y listo para funcionar.

De nuevo, me sorprende lo fácil que llega a ser el enlazarte al ecosistema de la compañía y creo que ese también puede ser uno de los secretos mejor guardados de los californianos: conseguir que todos los equipos de Apple se sincronicen y conecten entre ellos de manera tan tan sencilla, inclusive para los usuarios que no tienen ningún tipo de habilidad con la tecnología, que ven todo simplificado al máximo y funcionando en su día a día.

El Apple Watch me está sorprendiendo porque es el smartwatch más avanzado del mercado sin duda alguna, ya que han conseguido hacer cómodo el interaccionar con el reloj y que no sientas la necesidad de sacar el smartphone para cualquier cosa.

Muchas veces pasa que limitamos los relojes inteligentes a las notificaciones, pero esto va más allá, por ejemplo: nos permite responder a mensajes con frases predefinidas o con el micrófono, además de utilizar los emoticonos que tengamos en el iPhone con un solo toque. Otro de los puntos importantes es Siri, vital para buscar información o para accionar HomeKit: el asistente funciona muy muy bien en este Apple Watch, es preciso y rápido, así que ninguna queja respecto al mismo.

Lo que si me gustaría criticar del nuevo smartwatch de Apple es el seguimiento de ejercicio. Muchos lo ven como un reloj excelente para deportistas, pero personalmente prefiero seguir recomendando Fitbit para ese tipo de usos. Los valores que miden las pulseras de Fitbit son más precisos y se muestran en la app de una forma mucho más visual y práctica.

Y es que en este Apple Watch vemos muchos valores predefinidos, no podemos establecer una meta de pasos e incluso los anillos de movimiento o ejercicio son un tanto inútiles de cara a conocer la actividad física; al menos para mi que venía de metas de 13.500 pasos o 2.000 calorías de ejercicio diario con mi Fitbit Ionic.

El ecosistema de Apple es lo que pagas

Todos pensamos que el iPhone es un teléfono caro, aunque en la actualidad hemos visto como los teléfonos de la competencia han igualado e incluso sobrepasado al teléfono de Apple en cuanto a cifras en el precio. Te sorprendería saber que el iPhone 8 Plus cuesta menos dinero que un Pixel 2 XL o un Note 8, así que podemos decir que cada vez se vuelve más accesible.

Ver como tu MacBook se sincroniza a la perfección con tu iPhone, el Watch o los AirPods. Funciones como Handoff, que me ha salvado más de una vez en estas primeras horas, gracias a la cual puede empezar a hacer cualquier cosa con el iPhone y terminarla en el Mac con un toque, o viceversa.

Apple tampoco se olvida de nuestro hogar, y nos da aplicaciones como la de “Casa” para controlar, con la plataforma HomeKit, todos los accesorios de domótica que tengas en el hogar, independientemente de la marca que sean, desde una misma app o a través de Siri.

Si queremos música también contamos con Apple Music, el rival de Spotify que te ofrece 3 meses de prueba gratuita y la posibilidad de sincronizar las listas con el Apple Watch para salir a correr sin necesidad de llevarte el iPhone.

La experiencia general con el iPhone 8 Plus en estas primeras 24 horas no puede ser mejor. Es un dispositivo muy cómodo para cualquier tipo de usuario, aunque de verdad echo un pelín de menos esa parte de Android de personalizar todo lo que tengo en el dispositivo.

Empiezo con mis pruebas de oro de la mano de un iPhone, algo que hasta ahora no había tenido oportunidad de probar; en unas semanitas tendréis mi opinión mucho más completa.

¡No te olvides de comentar en Twitter con el HG #YoLeoAppleros y mencionando a @Appleros1! 🙂